Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 29 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 32 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::load() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 161 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 138 Strict Standards: Non-static method JRequest::clean() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 33 Strict Standards: Non-static method JRequest::_cleanArray() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/environment/request.php on line 463 Strict Standards: Non-static method JRequest::_cleanArray() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/environment/request.php on line 464 Strict Standards: Non-static method JRequest::_cleanArray() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/environment/request.php on line 465 Strict Standards: Non-static method JRequest::_cleanArray() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/environment/request.php on line 466 Strict Standards: Non-static method JRequest::_cleanArray() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/environment/request.php on line 467 Strict Standards: Non-static method JRequest::_cleanArray() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/environment/request.php on line 468 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 35 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 38 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 39 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::load() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 161 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 138 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 46 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 47 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 50 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 53 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::import() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 54 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/loader.php on line 71 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 57 Strict Standards: Non-static method JLoader::register() should not be called statically in /hermes/bosnaweb27a/b404/ipw.outstand/saberyopinar/sitio/libraries/joomla/import.php on line 58 Análisis
Inicio Publicaciones
Análisis
Relaciones Internacionales en el siglo XXI PDF Imprimir E-mail
Temas nacionales
Domingo, 08 de Marzo de 2009 21:11
Por Marcos Marín Amezcua
Panel: “Argumentos y contra argumentos sobre política post-nacional e identidad” (ITESM; 21 de febrero, 2008)

Resumen

Para los estudios de temas migratorios que están condicionando las relaciones internacionales como fenómeno que no puede soslayarse más, México  está siendo receptor de otros grupos migratorios, dejando de ser sólo un país  expulsor. Ello también conlleva además de reconocer el fenómeno antes citado, la  necesidad de establecer políticas públicas tanto de resguardo de fronteras y  tratamiento digno a personas indocumentadas respetando sus derechos humanos  como el evitar el tráfico y explotación de personas, favorecer la integración de quienes escogen nuestro país para residir en él y en términos absolutos, emprender una política integral que coadyuve a facilitar cada uno de los procesos  antes citados.

 

Para descargar el archivo completo pulsa aquí.

Última actualización el Miércoles, 11 de Marzo de 2009 12:10
 
La errática ruta del Bicentenario. PDF Imprimir E-mail
Temas nacionales
Lunes, 02 de Marzo de 2009 16:32
 Por Marcos Marín Amezcua
Publicado en la revista DATAMEX, de la Fundación Ortega y Gasset en  Madrid (feb/2009).

 

1. Consideraciones.


Partamos de que una celebración nacional debería conjuntar esfuerzos y debería de marcar rumbos acordados para planear con ellos y a través de ellos, el desarrollo nacional. Partamos de la idea de que celebrar 200 años del inicio de nuestra independencia nacional, debería volcarse en esfuerzos variados en pro de alcanzar magníficos momentos de gloria.

Mas el emblemático año 2010 pinta deslucido y remachado, para el caso de México, por una severa crisis económica que sugiere que en el tema de gastos públicos para una conmemoración de gran alcance, no se prometa sino en cambio, mucha cautela respecto a lo que nos costaría llevarla adelante.

2010, año del bicentenario de la Independencia nacional y del centenario de la Revolución Mexicana, pudo plantearse de muchas maneras, pero todas enfocadas a conmemorar ciclos de desarrollo nacional partiendo de movimientos sociales definitorios de nuestra identidad como país. Desde allí y con tan claro objetivo, lo demás partiría de la visión de los gobernantes y de los objetivos concretos que persiguieran con ocasión de identificar sus propios intereses con las celebraciones patrias. Aun así, se podía esperar bastante. Pero parece que no sucederá de esa forma.

Una suerte de combinación de intereses específicos (mezquinos, los más), una acuciante falta de visión y de planteamiento sobre el tema de los centenarios mirados como una verdadera política pública, la falta de oportunidades, la crisis que se avecina y el desconocimiento a profundidad de los temas que inspiran la conmemoración doble de 2010, aunado todo ello a la falta de ideas originales, han comprometido de manera notable su desarrollo y verificación exitosas. Una fecha tan esperada y señalada corre un cierto riesgo de ser deslucida y todo ello, en demérito de la patria. Y se aprecia que se ha dejado toda la organización en manos de personas desconocedoras de nuestra propia historia o al menos, inexpertas.

Pero esa suerte de elementos mal combinados no es ni casual ni tampoco imprevista. Por otra parte, sigue en el aire la pregunta elemental de si celebrar (palabra que sugiere desarrollar una simple fiesta, acaso algo rechazada en general) o de conmemorar (implica ‘un recuerdo para ellos de honor’, como canta el himno nacional). Consideramos que lo óptimo sería lo segundo. Tanto por ser más sobrio y adecuado a un pasado nada fácil, como por el contexto económico que pinta un 2009 crítico y un 2010 de plena incertidumbre.

Al mismo tiempo y mirando al 2010, el alcanzar un planteamiento responsable, sensato y equilibrado de nuestra historia, sí que hubiera sido deseable. Pero empezando por el hecho de que nuestros libros de Historia se detienen en 1964, cargados de estereotipos y mitos, nos mueve a pensar en lo difícil que nos resulta ir más allá. Incluso, si se plantea esta doble conmemoración no avanzaremos. Por lo pronto, la postura oficial ha sido la de no cuestionar el pasado. Antes, al PRI no le interesaba por no salir mal librado. Se afirma que al PRD no le conviene este proyecto, pues no siempre sus ideales triunfaron ni de lejos y al PAN no le interesa nada que tenga un tufo a exaltar levantamientos y revoluciones, máxime en los tiempos que corren, por aquello de no dar ideas ni legitimar posturas rijosas. Así, 2010 no cuestionará nada en realidad. Perderemos entonces una excelente oportunidad de reflexión.

Así, parece que 2010 tampoco da para más.

 

2. Falta de planeación y carencia de ideas concretas.


¿Cómo se planteó en México conmemorar el año 2010? México inició muy tarde algún preparativo para las conmemoraciones del bicentenario de la Independencia y del centenario de la Revolución Mexicana. Pasaban los años y no había anuncio alguno en ningún sentido ante la insalvable e inminente fecha. Hubo tibios esfuerzos por llamar a los años previos con el nombre de algún prócer. Así, se destinó el año 2003 sin mayor ánimo, a Hidalgo (por los 250 años de su nacimiento), a  2006 para Juárez con motivo del bicentenario de su nacimiento. Pronto se politizó el tema: en la ceremonia conmemorativa en el Palacio Legislativo con motivo del natalicio de Juárez, pudimos apreciar como para el PRI, Juárez era ejemplo de laicismo, para el PAN lo era de honradez pública y para el PRD, de solidaridad con los pobres. Cada quien quiso ver la lección de la Historia que podía acomodarle para mal, de mejor forma al adversario.

Tarde y mal, estas conmemoraciones iniciaron para ser planteadas en 2010, como un cumpleaños nacional óptimo y por todo lo alto. Acaso fueron vistas con resquemor por todas las fuerzas políticas y con cierta indiferencia por la iniciativa privada, tal vez dispersa y desconcentrada, al no ver con claridad ninguna iniciativa oficial. Como suele suceder, la UNAM efectuó algunos ciclos de exposiciones y conferencias para consumo interno y sin repercusión más allá de un determinado ámbito académico.

En tanto, países como Chile, Colombia y Argentina han dedicado casi diez años antes de 2010, para plantearse una reflexión sobre la participación en conmemoraciones nacionales trascendentes, que son oportunidades irrepetibles para cada uno de sus países, analizando la independencia y su entorno histórico, México por el contrario iba rezagado.

México, igual y como hace dos siglos, tarde se ha sentado a preparar lo que no acaba de tener forma ni se acaba de vender a la población.

Y es que los equívocos vienen de muy atrás. Con la mirada puesta en 2010, México lanzó una fallida candidatura para ser la sede de la Exposición Universal de ese año. Competía la ciudad de Querétaro contra otras cinco urbes: Moscú, Shanghai, Buenos Aires y dos oscuras ciudades localizadas cada una, en Polonia y Corea del Sur. Tan desconocidas como Querétaro. Èsta tenía opciones de ganar, siempre y cuando los gobiernos municipal, estatal y federal (todos panistas) hubieran contado con la debida asesoría y una visión real acerca de la importancia del acontecimiento que se quería organizar. Pero nada se hizo de alcance mundial.

Limitándonos a las posibilidades, cabe recordar que Buenos Aires y Moscú desistieron por cuestiones de falta de dinero. No eran más conocidas por el mundo Wroclaw o la ciudad coreana y ambas se quedaron fuera. Frente a frente se enfrentaron Querétaro y Shanghai y cabe señalar que el gobierno chino trabajó paciente y concienzudamente la candidatura. En estricto sentido, hizo una publicidad estupenda y muy bien planeada. Querétaro siempre se cruzó de brazos. Puso unos letreros en la autopista México-Querétaro que decían ‘Expo 2010’ sin más.

Y aunque algunas urbes candidatas se retiraron, la enorme promoción plurilingüe de China arrasó sin dificultad y con su peso como país emergente que ya en la Expo Hannover 2000 publicitaba su candidatura de 2010, ganó la sede. Querétaro tardíamente lanzó una página en español y tímidamente en inglés, apenas unos meses antes de que se decidiera en el BIE (Bureau International des Expositions) la candidatura finalista. El resultado de la votación en el BIE: 88 votos a Shanghai, 6 para Querétaro. Como nunca, la concordancia del mismo partido gobernando la alcaldía queretana, el estado de Querétaro y con Fox en la presidencia de la República, no evitó el estrepitoso fracaso promocional, que fue rotundo. Nunca se supo vender hacia adentro la fecha 2010 con el elevado concepto de Exposición Universal. De vergüenza. Se perdió así una oportunidad única en un país que no cuenta con una tradición organizadora del evento cultural más importante creado por la Humanidad y que por ende, jamás ha sido sede de exposiciones de tal envergadura.

Cabe decirlo: a estas alturas, el Estado mexicano ha anunciado su participación en la Exposición Universal de Shanghai 2010, pero mientras otros países tienen ya en la web sus diseños de pabellones y la ubicación de los mismos (España incluida), México tampoco ha señalado que hará como representación que debería de ser el eco de nuestro año 2010, así sea en tierra china. Una representación que siquiera continúe nuestras puntuales y muy premiadas participaciones en estos certámenes. ¿Llevaremos un pabellón tan mediocre como el que presentamos en la Expo Zaragoza 2008?

Al perderse la candidatura ante el BIE para la Expo de 2010 y no ganarse la sede del mundial de fútbol de ese año, 2010 quedaba deslucido o lo que es lo mismo, tendría que ser atendido con nuestros propios recursos y con nuestras propias ideas para sacarnos adelante ya no con una fiesta, sino con la manera de reflexionar esas conmemoraciones de la Independencia y de la Revolución y allegarnos recursos, que siempre son un magnífico pretexto legítimo para que un país apueste a lograr benefìcios económicos por semejantes celebraciones y que, sin embargo, siempre son la causa de que  cuánto hagamos, no sea de la envergadura que podría ser.

Muertos los proyectos y fastos anclados torpemente en la Expo y en el mundial de fútbol de 2010 cuyas sedes no ganó México, se cancelaron otros que prometían y perdieron sentido por esta y otras causas, como lo fueron el segundo aeropuerto de la Ciudad de México o los trenes de alta velocidad que unirían Querétaro (desde el D.F.) con Guadalajara y Monterrey.

Ya casi de salida y acaso como un acto más de improvisación, Vicente Fox creó la comisión llamada: Comisión organizadora de la conmemoración del bicentenario del inicio del movimiento de Independencia y del centenario de la Revolución Mexicana.

Mas nos hemos quedado en el intento. Al crearse tardíamente en 2006 tal comisión ejecutiva para encabezar las conmemoraciones en comento, a finales del sexenio de Fox, aparecieron los primeros debates. Ya algunos estados de la unión comenzaban a trabajar por su cuenta y las cámaras del Congreso de la Unión habían instalado sus propias comisiones para trabajos relacionados con la efeméride. 2010 aparecía como una evidente división de criterios y de proyectos, en vez de ser un llamado incluyente a la unidad en torno a tan señalada fecha.

Fox nombró a Cuauhtémoc Cárdenas como titular de aquella comisión. Nunca sabremos el mérito de Cárdenas. Parece ser que lo único en que consistía éste era en ser hijo de Lázaro Cárdenas. Esa razón argüida no era novedad, pues ya en otras ocasiones y para distintas causas, ha servido en pro del muy señalado personaje el que se diga que encabece tal o cual proyecto por ser hijo de quién fue. Y ¿Qué más? pues no, no había más mérito.

La comisión no engrosó una celebración de unidad. Tampoco articuló un proyecto atractivo ni echó mano hasta ahora, de los enormes recursos y potencialidades a disposición del país y de su infraestructura ya creada, como las embajadas, misiones y consulados a la mano. 2010 queda como una conmemoración al vapor, sin pies ni cabeza y perdiendo la enorme oportunidad de hacer de esta ocasión un momento de reflexión y para el repunte de proyectos compartidos en provecho de la patria.

 

3. La Comisión conmemorativa ¿Un intento fallido?


Desde que en junio de 2006 se decretó la creación de la comisión para las conmemoraciones de 2010, cuatro personajes de distinto calibre y pelaje político han ocupado el cargo de encabezarla. Cuauhtémoc Cárdenas (su mérito para el cargo, ya se dijo, el de ser hijo de Lázaro Cárdenas), Sergio Vela, sin pena ni gloria, Rafael Tovar y de Teresa, cuya trayectoria  intelectual al frente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA) y como exembajador en Italia despertaron esperanzas de enmienda y recuperación del tiempo perdido y, finalmente y por el momento, al menos, el polémico José Manuel Villalpando, a quien se define como un señor que escribe libros de historia (novelada, ese es el pero) aunque no es historiador ni se le conceden cartas suficientes para estar al frente de tan importante encomienda. Bien va la burra. Muy a su estilo, está formulando pequeños bosquejos para radio y televisión novelando el centenario de 1910. Muy a su estilo, pero frivolizando los hechos. No podía esperarse menos de Villalpando y su protagonismo rampante.

El que tantos comisionados hayan ocupado el puesto refleja la improvisación a nivel federal, la falta de apoyos y de proyectos interesantes, las ideas truncas y mal armadas, y un deslucido proyecto no compartido por todos en torno a 2010. Mas no se piense que se salvan los niveles estatal y municipal o que allí la cosa va mejor. Hay omisiones, acciones encontradas o simples cambios de nomenclatura a parques, avenidas, vías rápidas o viaductos elevados que llevan por ineludible membrete la palabra “bicentenario”, pero desapegados a la necesaria reflexión histórica y más sujetos a intereses electorales coyunturales. Casos concretos: el desfasado segundo piso al periférico norte (sin pies ni cabeza) a favor dicen, del gobernador Peña Nieto o la costosa repavimentación del Circuito interior en la Ciudad de México a favor de su jefe de gobierno.


4. Proyectos encontrados. 2010 atrapado entre 2006 y 2012.


Algunos estados no gobernados por el PAN iniciaron tibios trabajos en torno a 2010 desde los años 2004 o 2005, como fue el caso del Estado de México. El gobierno de la capital en un absurdo electorero y fuera de lugar, intentó reescribir la historia señalando que el verdadero año de la independencia de México era 1808, coincidiendo la invasión napoleónica a España con el reclamo de soberanía que en ausencia de Fernando VII, arguyera para sí y en representación de todo el virreinato, el ayuntamiento de la Ciudad de México. Craso error de Marcelo Ebrard. Supina ignorancia histórica que fue sostenida con el único fin de  intentar no empalmar las celebraciones federales con las propias, vistas como supuesta pasarela política, y por presión del grupo lopezobradorista para deslucir cualquier iniciativa federal sobre el particular; grupo a su vez empeñado en hacer su propia ceremonia del grito de independencia, fiesta que es del pueblo, no un botín de ningún partido político, todo lo cual nos conduce a preguntarnos qué actitud asumirá López Obrador y sus seguidores (se presume que cada vez, menos) la noche del 15 de septiembre de 2010 en el Zócalo, de continuar fraccionando la fiesta de todos los mexicanos y que ahora pareciera que se quiere que pertenezca a una facción política.

El equívoco de Ebrard es múltiple; consiste en creerse él mismo que Primo de Verdad o Azcárate tenían en 1808 la representación de toda la Nueva España al hablar por ella en nombre del ayuntamiento capitalino, y creérselo Ebrard;  y que ella se los permitió. Pues no, no fue así.  No lo era así, pues cada ayuntamiento era independiente y por fueros y privilegios heredados de Castilla, nadie podía usurpar el  fuero del otro. Y por ello el resto del virreinato no le concedió tal representación totalizadora a la Ciudad de México, de manera que hablaban cada uno por ellos mismos y sólo para ellos. Que pena que Ebrard no se asesoró bien en Historia y creyera que por tratarse de Primo de Verdad y de él mismo, las cosas fueron a su gusto, señalando torpemente que 1808 era el verdadero año de la independencia, dejando mal parada a la capital del país al intentar reescribir sin éxito a su capricho y antojo, la Historia patria.

Ebrard, al parecer desconocedor de la Historia patria, ignora además que 1808 es relativamente intrascendente para la capital del país. Y eso dicho así, por no apurarnos a decir que la propia guerra de independencia no tiene a la capital de la Nueva España, la ciudad que desde 1997 gobierna el partido de Ebrard, como una de sus destacadas protagonistas. ¿Qué credenciales, que legitimidades, qué actos heróicos puede escribir y contarnos la Ciudad de México en este tema independentista? Ninguno. Desconocedor de la historia de la ciudad que gobierna, Ebrard pretendió ignorar que la capital del virreinato no brilló por su adhesión a la causa libertaria. Es gris y poco efectiva su participación en la guerra de independencia. O dicho de otra manera: la Ciudad de México jamás ha sido liberal. Ha sido el ejemplo en el mejor de los casos, de una ciudad veleta.

De manera que la cordura y una relectura cauta, juiciosa y minuciosa de la Historia patria no les vendría mal a quienes creyeron como Marcelo Ebrard, que con inventarse la independencia a su gusto situándola en 1808, salvarían de un plumazo el encontrarse con Felipe Calderón celebrando el año 2010. De cualquier manera se antoja muy difícil que el pueblo se crea que 1808 es el verdadero año de la independencia y por el otro, es evidente que ese forzar la Historia no da para más. Los mexicanos están hartos de contarse historias metidas con calzador. Por cierto, Villalpando parece que de eso tampoco se entera y se comporta a la vieja usanza de inventarse la Historia para contarla como no fue, venga o no venga a cuento.

Lo cierto es que a estas alturas, la Secretaría de Relaciones Exteriores no parece estar difundiendo la imagen de México en el exterior con motivo de 2010. ¿La razón? Que no parece existir un plan articulado en torno a la memorable fecha. Y no es extraño que así sea, en virtud de todo lo aquí planteado.

La fecha de 2010 no parece entusiasmar. No es fácil determinar los motivos para ello. Puede deberse lo mismo a una falta de recursos abundantes de carácter público para destinar al tema de conmemorar el nacimiento de la nación y su reafirmación, pero también acaso se deba a una dubitativa reacción ante el simbolismo de esos acontecimientos. Posición que se aprecia desde los partidos políticos y que se refleja en los gobiernos que encabezan. Si se trata de lo primero es comprensible, mas en todo caso llevamos dos siglos con escacez de recursos, pero si es lo segundo, el análisis se torna más interesante. Podemos poner ahora el caso de la Revolución de 1910.

En efecto. El PRI en el gobierno federal hubiera enaltecido el casorio entre su doctrina y la Revolución de la que dice ser heredero. El PAN con su tufo reaccionario, no parece tan entusiasmado en un aniversario de la Revolución que afectó a determinadas clases sociales que en ese partido representa, en pro de otras. Ciertamente, el gobierno en manos del PAN ha ido desdeñando la celebración de la Revolución, identificada con el PRI, anulando el desfile deportivo enaltecedor de la burocracia anquilosante del Estado, de herencia priista, sin haber sustituido el acto con otro ceremonial. El PAN ahora tiene un año escaso y apenas poco más, para ingeniárselas. Resulta una verdadera incógnita saber cómo presentará algo atractivo para la ocasión del centenario de la Revolución. Del PRD ya sabemos líneas arriba, cómo ha canalizado el tema.

Por otra parte, es previsible que los gobiernos estatales asuman de manera variada los acontecimientos que ahora conmemoramos, según su grado de participación en la guerra de Independencia o en la Revolución. Hay casos extremos como el de Querétaro que no se perdió una sola. En cambio, las Californias pasan de noche frente a las efemérides. Y en este amplio espectro las demás entidades parecen encaminadas tímidamente en el tema. Quién más quién menos. No es de extrañar, pues si no todos los estados cuentan con un himno oficial, más aún con una comisión dedicada a preparar estas conmemoraciones.

Quizá lo que está sucediendo no sea sino la consecuencia de no poder articular un proyecto de país a largo plazo. Y ello se refleja en la planeación de los fastos de 2010. No es que se carezca de proyectos como tales, puesto que hay concursos, convocatorias, seminarios y otros. Incluso, la Ciudad de México será la capital iberoamericana de la cultura en 2010 y ya lo está difundiendo, pero es el todo en su conjunto lo que no parece caminar como debiera.

A la iniciativa privada de México  no se le nota entusiasta con el tema, como ya se ha mencionado. No se sabe de grandes planes ni acciones concretas de interés con motivo del año 2010.

En tanto, se han creado 29 comisiones estatales, según reveló el 10 de febrero de 2009, José Manuel Villalpando como titular de la ahora llamada Comisión organizadora  de los festejos del bicentenario de la Independencia  y del centenario de la Revolución Mexicana, dependiente del Instituto Nacional de Estudios de las Revoluciones de México, dependiente a su vez de la Secretaría de Gobernación, reconociendo una celebración calificada como modesta. No hay más, no son tiempos para fastos.


Conclusiones


Los países suelen avocarse a conmemorar sus efemérides con bombo y platillo. Quien más quien menos ha organizado magnas muestras nacionales en pos de sus centenarios y bicentenarios. Los Estados Unidos en 1976, Australia en 1988, Francia en 1989, España en 1992, Filipinas en 1998, son vivos y cercanos ejemplos de lo que fue pensar en grande y con miras en el futuro una conmemoración que obedecía a acontecimientos del pasado, pero no por ello dotada de grandes líneas publicitarias y mejores líneas de expresión de las diversas culturas de un país.

Un país como México parece increíble que al cuarto para la hora no haya logrado conjuntar mejores esfuerzos. 2010 no pasará de largo, pero no será la magnífica fiesta que pudo ser ni alcanzará a generar una inercia en pro de la cultura y la redefinición de la visión de país que todos queremos. ¿Deberemos esperar hasta 2110 para lograrlo? Por lo pronto, la percepción del tema advierte que no es la falta de dinero sino de conocimiento e ideas sobre los temas que nos ocupan en este trabajo, lo que ha frenado que las conmemoraciones luzcan a plenitud, como hubiera sido lo deseable.

Última actualización el Lunes, 02 de Marzo de 2009 16:40
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 Próximo > Fin >>

Página 1 de 5