Inicio Publicaciones Reflexión y opinión Vox et Linguae Nosotros, quienes en el mundo hablamos español...
Nosotros, quienes en el mundo hablamos español... PDF Imprimir E-mail
Viernes, 26 de Diciembre de 2008 23:03
Por Marcos Marín Amezcua.
Publicado en la revista Estante, UNITEC (Dic/2007)

La lengua española es compartida por cuatrocientos millones de hablantes. La cifra no es menor y su pujanza es tan inaudita como lo es el ser fuente de oportunidades. Su símbolo es la eñe, simpática grafía con tilde a manera de “sombrerito”.

En efecto, nuestro idioma se ha consolidado en números reales:  Primera lengua romance, segunda lengua mundial en número de hablantes que la tiene por su lengua materna y probablemente esté en ese rubro, por encima del idioma inglés (reiteramos, como lengua materna). Es una lengua que promete seguir creciendo y es, según cifras del Instituto Cervantes (www.cervantes.es), que difunde su enseñanza por el mundo no hispanohablante,  la lengua más gustada para ser estudiada como lengua extranjera. Sépase y no quepa la menor duda: El español está de moda, lo que explica que en Nueva York surgiera esta consigna: “Yo lo hago en español”. La referencia claramente se refería a hablar, como era de suponerse, si bien no estaba exenta de un tono jocoserio propio del carácter hispano.

México es el primer país hispanohablante del mundo. Cuenta con la televisión más antigua en español. El periódico El Mercurio de Perú es el más antiguo en nuestro idioma.

Ante esta realidad poco se puede hacer. No es ni buena ni mala. No es impedimento para estudiar segundas lenguas ni tampoco son datos que nos orillen al regodeo facilón y autocomplaciente. Sin embargo, es una realidad que allí está y siendo la realidad terca, nos recuerda el impulso, la importancia que nuestro idioma tiene, impensable hace un siglo.

En 1906 Rubén Darío se lamentaba en su famosa ‘Oda a Roosevelt’, referente al imperialista presidente de los EE.UU.,  inventor de la nefasta política el ‘Gran Garrote’, cuando advirtió con estas palabras: ´¿Tantos terminaremos hablando inglés?’ Pensando en la avasalladora e intervensionista cultura estadounidense en nuestra América “la que aún reza a Jesucristo y habla en español” como dijo el laureado poeta. 

Pues no, el poeta nicaragüense puede descansar tranquilo. Los hispanohablantes están regados por el mundo, dan la batalla en EE.UU., se consolidan en África del Norte y aumentarán en los siguientes veinte años. En este mundo globalizado no pierden de vista la importancia del bilingüismo, algo que debe reconocerse no es admitido aún en lo Estados Unidos, donde su otrora única cultura sajona se niega a reconocer que un bilingüista tiene más posibilidades que quien no lo es,  así sea anglófono de origen.

Usted amigo lector, tiene un compromiso enorme con el idioma que comparte con gente de los cinco continentes, que no es poca cosa. Su deber es enriquecer su vocabulario, plasmarlo, emplearlo, corregirlo y difundirlo. La lectura le será de gran ayuda en esta formidable tarea. La globalización apremia a su ciudado y la oportunidad que nos brinda no sólo es única, es estupenda. Su idioma lo merece. Recuerde como dijera el políglota emperador Carlos V: “El español es para hablar con Dios”.

¡Enhorabuena por todos, quienes hablamos tan magnífica y prometedora lengua!

¡Salud!

 

Última actualización el Viernes, 26 de Diciembre de 2008 23:09